Razas bovinas criollas y colombianas puras, ¿patrimonio olvidado?

Con el transcurso de los años y la tendencia a tener ganadería más “rentables” se ha creado el imaginario de poder conseguirla mediante las  razas extranjeras, implicando que los ejemplares colombianos queden en un segundo plano.

Sin embargo, frente a esta situación en el país hay quienes se resisten y por hoy  su producción ganadera se base en razas bovinas criollas y colombianas puras.

En Colombia existen en la actualidad ocho razas criollas y dos sintéticas; por una parte, están las trabajadas por la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, anteriormente el ICA como el Costeño con Cuernos, el Romosinuano, Blanco Orejinegro y el San Martinero, existen otras que no fueron objeto de protección, ni mejoramiento del estado como el chino santandereano y el Hartón del Valle, también, se formaron dos como la Velázquez y Lucerna.

Además, Se incluye como razas recientemente registradas en el Ministerio de Agricultura, la Casanareña y la Caqueteña.

Origen

El origen de este ganado proviene de España y data del segundo viaje de Cristóbal Colón, quien llega primero a la isla la espanola, hoy territorio comprendido como  República Dominicana, después hace su arribo al continente por Santa Marta y Panamá, hasta ingresar a Colombia donde éstos adquiere varios nombres.

En el caso particular se habla de más de quinientos años de estar en territorio nacional, objeto de una selección natural, donde han sobrevivido los animales más  resistentes a enfermedades, a los periodos secos y a la vez los  ubicados en las zonas más áridas, como el chino santandereano en las laderas de Barichara, el Valle de Hartón, en las zonas de Rondanillo.

Al Romosinuano le tocó las mejores condiciones como las planicies del río Sinú, hoy lamentablemente muchas de estas razas están saliendo del país, algunas como este ejemplar, que hace quince años eran 35 mil cabezas, hoy solo hay 2500, la gran  mayoría ya en Venezuela, así son muchos animales fuera del país.

Tal vez el más internacional es el Romosinuano, un animal de tipo carne sin cuernos, la raza consideraba como lechera es el Chino santandereano, cuya población está en vía de extinción y el Hartón del valle que ha decrecido últimamente, cuando anteriormente aquellas ganaderías tradicionales del valle del cauca las preferían, pero hoy  son desplazadas por los cultivos de la caña.

marcas de agua blog harton del Valle

Retos a futuro

Frente a ese escenario, en la Comisión V del senado se adelanta y se discute la aprobación de un proyecto de especial importancia para el sector pecuario.

Se trata de un proyecto de ley el cual pretende  declarar como patrimonio genético nacional las razas bovinas criollas y colombianas puras “Hoy nos alegramos por el primer paso que se ha dado en Colombia para que tengamos razas bovinas propias, contando con este proyecto de ley que surge como una respuesta a la necesidad de proteger aquellas razas bovinas que a través del tiempo se han venido consolidando como las de mayor productividad en el país”, expresó el senador José David Name, coordinador ponente del proyecto.

Entre sus características, estas razas tienen un pelo muy corto, resulta que un pelo muy corto en estos fenómenos del calentamiento global, en los que las temperaturas suben de manera extrema,  en ciertos momentos, esa puede ser  la diferencia entre poder y no poder tener ganadería.

Jorge Robledo quien abandera la propuesta comenta “encontramos que algunas de estas razas son muy fuertes al efecto de la humedad  en los cascos, unas de las dificultades del ganado  es que cuando el terreno es muy húmedo los cascos se les daña y el animal se les pierde, está demostrado que algunas de nuestra razas son muy fuertes en este caso, esto es de inmensa importancia, también, han venido investigadores de Brasil y Estados Unidos a Colombia a mirar esto, probablemente el día de mañana esa genética que está en estas reces, termine cruzándose con las de sus países”.

Los  ponentes de esta propuesta son José David Name Cardozo, Jorge Enrique Robledo y Nora María García Burgos.

Más que crear un proyecto de ley, es buscar el apoyo por parte del estado para su conservación y el cumplimiento de lo pactado por el senado.

Fuente: Aqui

2 comentarios sobre “Razas bovinas criollas y colombianas puras, ¿patrimonio olvidado?

  1. Bien Marino: nadie más preciso para hablar del tema que Ud
    Sólo falta decirle a los ponentes en el Senado q no hablen de cascos
    Felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.