Agricultura Forrajera en el Manejo de los Bovinos

Manejar el pastoreo, significa mantener en equilibrio las condiciones del clima, suelo, planta, animal del ecosistema pastizal. Las condiciones del clima se encuentran definidas por la posición latitudinal y longitudinal en cada región. Por consiguiente, la intensidad de cada componente del clima (temperatura, precipitación, evaporación, luz, humedad relativa, viento) y de acuerdo a las propiedades físicas y químicas del suelo definen le cobertura vegetal de plantas herbáceas: gramíneas y leguminosas, arbustivas (semileñosas) y arbustivas (leñosas perennes).

De acuerdo a las características de la composición florística de la cobertura vegetal, se define el tipo de raza animal de los bovinos a pastoreo y el tipo de explotación pecuaria (cría, recría, lechera, levante y ceba), el sistema de explotación ( vaca-destete, vaca maute, vaca novillo) y el grado de explotación: intensivo, semintensivo y extensivo. Por lo tanto, definiendo las condiciones del clima, suelo, planta y animal del ecosistema pastizal, nos interesa un quinto factor; que es la capacidad gerencial del hombre para mantener todos los factores bióticos y abióticos del ecosistema en equilibrio para hacer la agricultura forrajera sustentable y económicamente rentable.

El objetivo central de este trabajo es presentar las alternativas de manejo del pastoreo en sistemas intensivos en la explotación de bovinos de carne y leche para lograr que los parámetros productivos y reproductivos sean eficientes que es la esencia de la explotación de bovinos como empresa agropecuaria; partiendo que la alimentación básica de los bovinos rumiantes a pastoreo son las gramíneas y leguminosas forrajeras.

El clima esta condicionado por la posición latitudinal y longitudinal que tiene cada región. Así tenemos regiones que están cerca del nivel del mar 0-50 msnm, 50-200 msnm, 200-600 msnm, 600-1000 msnm y mayor de 1000 msnm. Para los efectos se ha comprobado que en la medida que se asciende 100 msnm la temperatura decrece 0,5 °C. Así por ejemplo, en 1000 msnm la temperatura decrece 5 °C y cada 2000 msnm la temperatura decrece 10 °C. Esto significa que al tener una región bajas temperaturas, el coeficiente de respiración de las plantas es bajo especialmente en las horas nocturnas, esto repercute a que todo el material orgánico sintetizado por las plantas a través del proceso fotosintético (carbohidratos) se acumula en su mayor parte durante la noche.

En estos casos de temperatura y humedad relativa baja, las precipitaciones suceden con cierta regularidad durante el año. Sin embargo,  en estas regiones las horas luz y la radiación durante el día es baja; traduciéndose en baja tasa de fotosíntesis. Todos estos factores antes analizados hacen que en las plantas forrajeras en los climas fríos la tasa de crecimiento sea lenta; por lo que, los períodos de recuperación de las pasturas o rebrote entre pastoreos son largos, de lo contrario la planta forrajera suele tener altos niveles de proteína cruda y bajos niveles de materia seca (energía) o bajos niveles de fibra cruda.

Las plantas gramíneas forrajeras deben ser las que se adaptan a estas condiciones de altitud (>1000 msnm) como el ryegrass: Lolium perenne, Lolium multiflorum, Kikuyograss Pennisetum clandestinum, las leguminosas como: la alfalfa Medicago sativa, los tréboles: blanco Trifolium repens, Trifolium subterraneum, la caña panelera Saccharum officinale. Para este tipo de clima y forrajes deben estar en la explotación pecuaria bovinos especializados a la producción de leche como son: Bos taurus y todas las razas de esta especie: Holstein, Brown swis (pardo suizo), Jersey, Guensey. Para la explotación de carne las razas del Bos taurus: Hereford, Shortom, Charolais, Aberdeen Angus.

El suelo en estas regiones de clima frío a tiende a ser de pH muy ácidos, muy bajos en los macroelementos fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre. En microelementos son muy bajos en boro, molibdeno, cobre y zinc y muy altos en hierro y manganeso. Muchas veces estos suelos por mal manejo están sometidos a constantes procesos de erosión. La materia orgánica en estos suelos se descompone o mineraliza lentamente por las bajas temperaturas y los bajos niveles de macroelementos sobretodo el calcio, el fósforo, potasio, magnesio y azufre que son esenciales para la vida de las bacterias que se encargan de estos procesos.

Asi mismo, la población de las lombrices se ven disminuidas por las condiciones de la fertilidad natural del suelo. Por lo que la mayoría de la población de micro y macroorganismos descomponedores de la materia orgánica lo constituyen los hongos, los invertebrados: babosas, rosquillas, que por su alta población se convierten en plagas para el sistema radicular de las gramíneas forrajeras.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

Un comentario sobre “Agricultura Forrajera en el Manejo de los Bovinos

  1. conocer cada una de las alternativas para la alimentacion del ganado es la optimizacion para obtener de ellos los mejores resultados y de esta manera un buen desempreño de la produccion, siempre que consideremos una alternativa como esta debe de estar con criterio de medicos veterinarios por que cada zona y animal tiene unas consideraciones especiales que deben de ser tenidas en cuenta porun profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.