El uso correcto de la Urea en la alimentación del ganado

La especie bovina presenta una característica muy interesante al comportarse como monogástrico durante los primeros meses de vida, y como rumiante después de ella, cuando lo enfocamos desde un punto de vista nutricional. Con esto quiero decir, que los cambios anatómicos, fisiológicos y metabólicos que ocurren en el sistema digestivo del becerro, se caracteriza por la transición de una digestión preruminal, para una digestión tipo rumiante, lo cual acontece por lo general entre su nacimiento hasta su cuarto mes de edad, aproximadamente.

El desarrollo funcional del rumen ha sido asociado al crecimiento y el alargamiento de sus papilas, las cuales están altamente asociadas a la capacidad de absorción en el rumen. Cuando el becerro nace, las papilas del rumen tienen menos de 1 mm de altura, pero ellas pueden crecer rápidamente y alcanzar hasta 7 mm a las 8 semanas de vida. Sin embargo, las diferencias en el régimen alimentario, entre otros factores, puedan justificar otros valores mucho mayores a éstos. Si el animal no recibe alimento sólido, no habrá desarrollo papilar.

Por otro lado, el pasto es la fuente más abundante y barata para alimentar el ganado bovino, constituyendo prácticamente la base alimenticia de los sistemas de producción.

No obstante, su utilización presenta muchas limitantes, como baja digestibilidad, bajo contenido de proteína, y ciertos minerales importantes, así como la baja producción forrajera que se presenta en la época de sequía, lo que ocasiona una baja respuesta animal. Por estas y otras razones, el productor se ve obligado a buscar nuevas fuentes y alternativas para mejorar la alimentación de sus rebaños.

En ese sentido, para alcanzar tal objetivo, contamos con la suplementación estratégica basada en la inclusión de la urea en sus diversas modalidades. La cual es identificada como un compuesto nitrogenado no proteico, cristalino y sin color, que contiene aproximadamente 46% de nitrógeno, y se obtiene en plantas químicas que producen amoníaco anhidro al fijar nitrógeno del aire a altas presiones y altas temperaturas. No debemos perder de vista que la urea es la que comúnmente conocemos como fertilizante o abono químico utilizado en los diversos cultivos agrícolas. Su presentación puede ser perlada o granulada.

Además, la urea ocurre como producto final del metabolismo del nitrógeno en casi todos los mamíferos, inclusive el hombre, siendo muy soluble en agua e higroscópica, lo que facilita la formación de terrones cuando se expone al medio ambiente.

La utilización de la urea o cualquier otro compuesto nitrogenado no proteico, no se realiza directamente por el animal, sino por los microorganismos que se encuentran presentes en el rumen, los cuales se encargan de hidrolizarla, utilizando el producto de esta hidrólisis (amoniaco) en la síntesis de proteína microbiana.

Se ha determinado que la flora microbiana del rumen necesita 1% de nitrógeno, como mínimo, para que exista una digestión adecuada de la fibra. Es común encontrar valores por debajo al 7% de proteína cruda en nuestros pastos y forrajes, especialmente durante la época de sequía. Generalmente, ellos son pobres y deficientes en muchos nutrientes esenciales para que se realice una fermentación ruminal eficiente, figurando entre ellos: sodio, calcio, amoníaco, azufre y fósforo.

La urea es una fuente de nitrógeno para los rumiantes, sin embargo, su utilización depende de la habilidad de la flora microbiana para convertirla en proteína microbiana, aportando beneficios al rumiante ya que existiendo disponibilidad de forraje, a pesar de baja calidad, aumentará el consumo voluntario y el pasaje de alimento a través del tracto digestivo. Amigo ganadero, tenga presente y muy claro que al aumentar el consumo de pasto seco, induce a los animales a consumir los forrajes y pastos menos palatables, favoreciendo así el aprovechamiento de grandes cantidades de material fibroso, mal utilizado durante la sequía.

En cuanto a la síntesis de la proteína a partir de la urea, podemos decir que inmediatamente después de consumida, ella es hidrolizada en amoniaco y anhidro carbónico en el rumen mediante la enzima ureasa, producidas por ciertas bacterias. Asimismo, los carbohidratos son degradados por otros microorganismos para producir ácidos grasos volátiles y cetoácidos. Entonces, el amoniaco liberado en el rumen se combina con los cetoácidos para formar los aminoácidos, que a su vez se incorporarán en la proteína microbiana, los cuales son degradados en el abomaso y en el intestino delgado, para luego ser degradados a aminoácidos libres y ser finalmente absorbidos por el animal.

Debemos tener presente, cuando el amoniaco no es transformado en proteína microbiana, este será absorbido por el rumen y eliminado a través del hígado, riñones y orina bajo la forma de urea. También existe otra porción de urea que regresa al rumen a través de la saliva o se difunde de la sangre al rumen.

Durante la síntesis de la proteína microbiana, es necesaria una relación propicia entre la cantidad de N-amoniacal y los compuestos energéticos que se encuentran en la dieta, como almidón, cereales y melaza, entre otros, para poder utilizar eficientemente el amoniaco en la síntesis de aminoácidos, además la presencia de fósforo, azufre, calcio y sodio, así como la adaptación de la flora microbiana al uso de la urea, son necesarios para complementar la fermentación ruminal.

Un aspecto que debe ser considerado en la formulación de raciones para rumiantes incluye las fuentes y los niveles de los precursores de amonio. El nivel de urea deseado en la ración para satisfacer las concentraciones necesarias de amoniaco en el rumen, dependerá de su cantidad proveniente de la degradación de compuestos nitrogenados contenidos en otros componentes de la dieta, tales como forrajes, granos, etc., de la cantidad de la urea endógena reciclada y de los niveles de otros nutrientes requeridos por los microorganismos del rumen como energía y minerales, entre otros.

La eficiencia de utilización del amoníaco será mayor cuando sea el primer factor limitante para la síntesis de proteína microbiana.

Así que la utilización de urea, será mayor en dietas con bajo nivel de nitrógeno y que contenga altos niveles de energía, minerales y otros compuestos que aumenten la actividad microbiana.

Los carbohidratos es la principal fuente de energía para la síntesis de proteína microbiana. Se ha comprobado científicamente la existencia de una alta dependencia entre el uso de la urea y el contenido de energía en la dieta. Por tal razón, las recomendaciones en su uso se basan, principalmente en la concentración de la energía disponible en la ración.

De las fuentes de energía disponible, el almidón es el más satisfactorio, por fermentar a una tasa relativamente constante. Las raciones que contengan altos niveles de maíz en su composición, son más adecuadas para una eficiente utilización de la urea. La melaza, por otro lado, es un poco menos valiosa, por el hecho de fermentar mucho más rápido que las otras, mientras que la celulosa es la menos indicada por fermentar más lentamente en el rumen.

Ahora bien, cuando el amoniaco es liberado por la urea mucho más rápido que la capacidad de los microorganismos del rumen para procesarla o convertirla en proteína microbiana, el exceso de amoniaco será absorbido a través de las paredes del rumen y llevado al hígado por la corriente sanguínea, ocasionando una alcalosis, una intoxicación por amoníaco, el cual se manifiesta por inquietud, salivación excesiva, dificultad al respirar, altera la coordinación motora, tremores musculares, acumulación de gases en el rúmen, convulsiones, mugidos, rigidez en las patas delanteras y finalmente la muerte.

Sin embargo, todo caso de intoxicación por amoniaco puede ser tratado con 2 a 3 litros de vinagre disueltos en 20 a 30 litros de agua fresca suministrados por vía oral, siempre y cuando el animal no haya alcanzado la fase de rigidez de las patas delanteras.

Fuente: AQUI

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

4 comentarios sobre “El uso correcto de la Urea en la alimentación del ganado

  1. siempre que se hagan sustitucion de alimentos, sulementacion u otro tipo de manejos en la nutricion de los animales se debe de tener encuenta las recomendaciones de un medico veterinario ya que es de manera importante reconocer la fisiologia del animal y no su metabolismo, no se debe de tomar desiciones ni aplicar conceptos de una manera empirica y costumbrista ya que todos estos experimentos nos pueden ocasionar grands perdidas economicas e incluso la muerte de los animales.

  2. buenas tardes en ovinos que cantidad de urea se puede utilizar en sus diferentes etapas. o que es recomendable de usar para quitar o disminuir la utilzacion de pasta de soya por el incremento de costo gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.